Evaluaciones Psicológicas

¿Qué es una evaluación psicológica?

La Evaluación Psicológica es un procedimiento que consiste en la exploración de las funciones cognitivas (tales como la memoria, atención, concentración, lenguaje, inteligencia, habilidades, entre otras) y el funcionamiento emocional de un individuo, a través de tests, entrevistas clínicas y escalas de evaluación, con el fin de determinar las áreas intactas del funcionamiento intelectual, emocional, psicológico y de las relaciones con el entorno, y diferenciarlas de posibles alteraciones o de un descenso en el rendimiento cognitivo-psicológico del paciente.

¿Qué utilidad tiene una evaluación psicológica?

Este tipo de evaluaciones se constituyen como una herramienta de apoyo al diagnóstico, pronóstico y tratamiento del paciente, identificando los recursos con que cuenta el evaluado para afrontar sus dificultades, así como las posibles vías para superar o compensar las debilidades que presenta con sus fortalezas. Sin embargo, cada evaluación posee su función particular, de acuerdo con la sintomatología que cada persona presenta y su influencia en los ámbitos en que se desenvuelve.
En el caso específico de los niños, la evaluación psicológica permite estudiar la problemática desde la diversidad de áreas que el desarrollo infantil implica, clarificar el diagnóstico, y plantear una serie de recomendaciones para afrontar la misma en el sistema familiar y escolar. Las áreas que evalúa la psicología tienen que ver con el desarrollo afectivo, social, moral, sexual, cognitivo, motor, lingüístico, académico y físico del infante.

¿Cuándo debo solicitar la realización de una evaluación psicológica?

Es frecuente que las evaluaciones psicológicas sean solicitadas a un psicólogo por otro profesional de la salud, por un docente o los padres (en casos infantiles), o por el mismo paciente, como consecuencia de la observación de modificaciones en el rendimiento y funcionamiento habitual de un niño, adolescente, adulto o adulto mayor, o por el reporte de un paciente sobre la vivencia de malestar a nivel cognitivo o emocional.
Ya que la evaluación psicológica es susceptible a ser aplicada en personas de todas las edades, existen muchos ámbitos en los que puede ser necesaria, tales como la escuela, el trabajo, la universidad, en un proceso psicoterapéutico, entre otros.

¿Qué tipo de problemáticas requieren evaluación psicológica?

Existen una multiplicidad de problemáticas infantiles, emocionales y cognitivas que requieren evaluación y tratamiento psicológico, las mismas van desde una gama de patologías más severas o comprometedoras del funcionamiento del niño, hasta malestar emocional leve producto de algún conflicto personal, familiar, académico o social (para ver el listado de problemáticas que se atienden ver Unidad de Terapia Infantil).
Por su parte, la evaluación de adultos se amplía igualmente en un rango amplio de dificultades tanto de orden cognitivo como emocional, que afectan el funcionamiento adaptativo del sujeto, así como su bienestar psicológico (para ver el listado de problemáticas ir a Unidad de Terapia Individual y a Unidad de Psiquiatría y Enlace).

¿Cómo es el proceso de una evaluación psicológica?

Generalmente el proceso de evaluación inicia con una entrevista clínica, seguida por la concertación entre el profesional y el evaluado de cuántas sesiones durará la misma en función de las pruebas o tests que se deban aplicar dependiendo de cada caso.
Una vez culminada la aplicación de los instrumentos de evaluación, el profesional procede a realizar un informe integrando la información obtenida durante el proceso en las diversas áreas de funcionamiento general que se integran en el individuo y, estos resultados son explicados a la persona evaluada en una entrevista de devolución. Si fuera el caso, el informe es entregado (o enviado) al profesional o institución que solicitó la evaluación, con la aprobación del paciente y/o los padres de éste.